Por Mariana Lenharo


Si estás al frente de una gran corporación cuyas ganancias están siendo amenazadas por el conocimiento científico, ¿qué haces? La investigadora Jennifer Jacquet, profesora del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad de Nueva York, señaló un patrón en la forma en que las grandes industrias reaccionan a estas situaciones. Y esta reacción casi siempre implica contratar a una empresa de relaciones públicas y reclutar a científicos que, a cambio de financiación, estén dispuestos a llegar a conclusiones favorables para ese sector. Comienzan a actuar para negar el consenso científico actual y retrasar el conocimiento, dice Jacquet.

La investigadora afirma que, a la larga, la verdad científica termina imponiéndose, pero que la presión de la industria sirve para posponer este momento. "Toda su estrategia es una estrategia de retrasar ese conocimiento. La ciencia encontrará su camino hacia la verdad, dadas las condiciones adecuadas. Pero puede llevar mucho tiempo, especialmente cuando la mayor parte de la financiación para un campo en particular proviene de la industria", explicó en la entrevista a continuación. Y el tiempo, en temas urgentes como el cambio climático, es un factor clave.

Jacquet es el autor del libro "The Playbook", que será lanzado en junio en los Estados Unidos por Pantheon. El texto fue escrito como si fuera un manual, con consejos para las corporaciones que quieren evitar el escrutinio público negando y poniendo en duda la ciencia. "Para mí, fue muy difícil escribir literalmente sobre eso, porque me enojaba mucho", dice. Por eso, decidió incorporar la mentalidad de un ejecutivo para entender y describir estas estrategias desde el punto de vista de quienes las ejecutan.

Obtenga más información sobre el libro en la entrevista con la autora a continuación.

¿De qué se trata el libro "The Playbook"?

El libro es un manual de cómo las empresas distorsionan y desafían el conocimiento científico para aumentar sus ganancias. Esencialmente creo que algo como esto realmente existe. Y solamente he intentado hacer público el tipo de estrategia amplia que las corporaciones, especialmente las con fines de lucro y que cotizan en bolsa, utilizan cuando se ven amenazadas por el conocimiento científico. Y la razón por la que están amenazados por el conocimiento científico es el hecho de que este conocimiento puede conducir a un cambio en las preferencias de los consumidores o, peor aún, en las regulaciones gubernamentales.

Y eso hará que pierdan parte de su cuota de mercado o parte de su base de consumidores. Y así abordan el conocimiento científico que está amenazando sus operaciones comerciales de la misma manera que abordan el código tributario o los problemas laborales. Por ejemplo, no dirán explícitamente que pagan a los trabajadores lo menos posible. Pero entendemos que esto es parte de su estrategia para reducir costos y maximizar el beneficio total. En este caso, estamos hablando de la negación del conocimiento científico: por qué, cuándo y cómo lo hacen las corporaciones. Sostengo que esta es una estrategia que involucra cuatro puntos: desafiar la ciencia del problema en sí mismo; desafiar la ciencia de la causalidad del problema; desafiar a científicos, reporteros y activistas; y finalmente desafiar las políticas públicas.

 ¿Cómo entran los conflictos de intereses en la ciencia en este tema?

Un componente clave de esta estrategia es contratar a científicos que se especialicen en un tema en particular, especialmente aquellos que tienen una apariencia de ser independientes. Y el patrón oro, los candidatos ideales, al menos en el contexto de los Estados Unidos, son los profesores universitarios. Entonces, cuando la industria se enfrenta al conocimiento científico que desafía a su industria o a su empresa en particular, por ejemplo, las personas pueden notar perturbaciones de colapso en las colonias de abejas y preguntarse cuál es el papel de los pesticidas, inmediatamente las empresas involucradas  contratan a algunos profesores universitarios para comenzar a trabajar sobre estos temas. Y en este punto, diríamos que cuando este profesor va a publicar una investigación o revisar otro artículo sobre los efectos de los pesticidas, este profesor tiene un conflicto de intereses. Porque un conflicto de intereses, como se entiende históricamente, tiene un carácter financiero. La industria quiere que pienses lo contrario, quieren que pienses que, por ejemplo, si eres hindú y estás criticando a la industria de la carne de res, esto representa un conflicto de intereses debido a la ideología. Pero tradicionalmente, la forma en que entendemos los conflictos de intereses, es como cuestiones de naturaleza financiera.

 Esto llegó por primera vez con la industria farmacéutica. En la década de 1980, el tema de los conflictos de intereses en las revistas médicas y la ciencia médica se convirtió en un importante punto de debate. Desde entonces, esto se ha extendido a casi todos los aspectos de la vida científica, porque muchas industrias se han involucrado en estrategias similares. No estoy segura de la situación en Brasil, pero en los Estados Unidos muchas investigaciones científicas son financiadas por intereses privados, por la industria. Por lo tanto, el tema de los conflictos de intereses es más frecuente que nunca. E incluso dentro de las universidades, las personas todavía tienen una comprensión muy pobre de lo que realmente configura un conflicto de intereses.

¿Por qué decidió investigar este tema?

Hay algunas razones. Una es que me apasiona la ciencia, por toda la epistemología de la ciencia. La forma en que sabemos las cosas a través de la ciencia es extraordinaria. Es una forma increíble de conocimiento. No es el único camino, y seguramente no debería ser la forma exclusiva de saber algo, pero el método científico y las reglas que guían la ciencia han democratizado el conocimiento como ningún otro sistema lo ha hecho.

Además, habiendo comenzado mi doctorado en 2005, he estado en el centro de muchas de estas guerras. Trabajé en ciencias del clima en mi maestría. Y estaba muy claro desde el principio que había este tipo de intento falso e insincero por parte de la industria de crear lo que parecía ser una oposición científica a la existencia del cambio climático en su conjunto. Y esto es intrigante: la negación del clima como fenómeno. Trabajé en ello durante un tiempo, y luego también comencé a estudiar pesca y me di cuenta de que había un fenómeno similar en la pesca, donde hay científicos que son pagados por la industria para desafiar los resultados de la investigación científica verdaderamente independiente.

 Me interesé en cómo se regula o controla la negación del clima en las sociedades. Y luego escuché una gran conferencia de Myanna Lahsen, en la que dijo que en Brasil no hay negación de que el cambio climático existe, sino la negación de que existe un vínculo entre la industria cárnica y el clima. Y comencé a pensar en cómo la negación de la ciencia tiene una naturaleza geopolítica, porque siempre se manifestará en poderosas industrias e instituciones dentro de un contexto cultural determinado.

 También tengo mucho interés en los científicos que fueron atacados por la industria y la manera cómo respondieron. He leído muchos libros sobre el tema, como "Golden Holocaust" (Golden Holocaust: Origins of the Cigarette Catastrophe and the Case for Abolition), que habla sobre la negación de la industria tabacalera que ocurrió más a mediados del siglo 20. También leí "Merchants of Doubt" (Merchants of Doubt: How a Handful of Scientists Obscured the Truth on Issues from Tobacco Smoke to Climate Change), por supuesto, sobre el grupo de científicos contratados por la industria de los combustibles fósiles y luego por otras industrias como los cigarrillos. Y quería ponerlo todo junto en una visión amplia del uso corporativo de la negación científica como una forma de garantizar ganancias. Para mí, más que nada, el objetivo es darle sentido a todo. En general, creo que todavía necesitamos una educación masiva sobre cómo se utilizan estas herramientas para desafiar lo que yo diría que es la forma más importante de conocer el mundo que hemos tenido.

 ¿Puede hablar un poco sobre cómo se implementan estas estrategias en la práctica?

Primero, como corporación, necesitas construir un arsenal. Y lo hacen contratando bufetes de abogados, firmas de relaciones públicas y convirtiéndose en miembro de una asociación comercial. Como parte de esto, también debe reclutar expertos, estos expertos pueden estar en think tanks, pueden ser consultores o pueden ser investigadores universitarios. Y luego, debido a que trabajo en una universidad y siento que estoy más acostumbrado a este tipo de relación con la industria, he escrito un capítulo entero sobre el reclutamiento de especialistas en las universidades, en parte también porque son muy esenciales para la estrategia de construir credibilidad y ganar autoridad científica dentro del debate.

 Todos los miembros de este arsenal tienen sus propias formas de comunicación. Pero esto se une a una especie de gran estrategia de comunicación, en la cual hay revistas científicas, redes sociales, webs, peticiones falsas, opositores activos en las reuniones del ayuntamiento... Varios tipos de comunicación son importantes porque, en última instancia, se trata de controlar una narrativa, controlar lo que la gente cree que sabemos. Y luego, como mencioné, el libro se centra en estos cuatro puntos principales de la estrategia, que es desafiar el problema, desafiar la causalidad, desafiar la credibilidad de los científicos, periodistas y activistas, porque son ellos los que luchan por el conocimiento científico y desafiar sus propias políticas públicas. En el libro también hablo de oportunidades externas, que son argumentos emitidos por personas que de hecho son independientes de la industria, pero que la industria utiliza para capitalizar y ganar ventaja. Estos también son muy útiles y sus afirmaciones son difundidas por empresas de relaciones públicas o abogados o por las propias empresas a veces. Por lo tanto, es una estrategia holística para desafiar el conocimiento científico.

 ¿Cómo podemos identificar situaciones en las que la industria influye en el conocimiento generado por la ciencia?

Una cosa que es claramente problemática es que muchos de estos expertos no revelan su relación con la industria. Y lo ocultan porque saben que esos estudios se verían, entonces, de una manera diferente, con un mayor escrutinio, o incluso se desacreditarían de inmediato. Si declaran esto, como sugiere el trabajo de [la investigadora de la Universidad de Nueva York y profesora emérita] Marion Nestlé, es muy fácil predecir, cuando ves un titular que dice, por ejemplo, que las almendras curan las enfermedades cardíacas, que habrá un agradecimiento a los cultivadores de almendras al final del estudio. Es muy predecible.

 Lo que tenemos ahora es un creciente cuerpo de evidencia que describe las diversas formas en que estos contratos [entre la industria y los científicos] no ponen el conocimiento primero, ponen el interés de la industria en primer lugar. En algunos casos, las compañías químicas, por ejemplo, dicen que tienen los datos que producen los científicos independientes y tienen el derecho de vetar cualquier publicación que los científicos quieran hacer. También tenemos acuerdos en los que el último 10% del monto de la financiación está condicionado a la satisfacción de la industria con lo que se afirme en publicación. Y eso no es una buena ciencia.

 La ciencia, a pesar de todo su increíble poder como forma de conocimiento, siempre está abierta a revisiones. Y esta cualidad revisionista de mantener una mente abierta por su propia naturaleza significa que es altamente vulnerable a este tipo de acción [de la industria]. Pero la ciencia no es vulnerable a largo plazo. A la larga, la verdad ganará. Pero, como sabemos, para muchos de estos problemas, no tenemos décadas por delante, como hemos tenido con el clima. Toda su estrategia es una estrategia de retrasar ese conocimiento. La ciencia encontrará su camino hacia la verdad, dadas las condiciones adecuadas. Pero puede llevar mucho tiempo, especialmente cuando la mayor parte de la financiación para un campo en particular proviene de la industria. En este caso, es muy difícil llegar a la verdad porque no hay voces independientes que trabajen en estos temas.