Por Mariana Lenharo


Coca-Cola tiene un historial de financiar investigaciones en el área de la salud pública e intentar influir en sus resultados para señalar el sedentarismo como el principal responsable de las altas tasas de obesidad de la población. Así que espera cambiar el enfoque de su producto principal: las bebidas azucaradas.

Por lo tanto, se señala una frase de una encuesta reciente que recibió fondos de Coca-Cola, llamada Estudio Latinoamericano de Nutrición y Salud (ELANS). La frase dice que los hallazgos de la investigación contradicen la idea de que estar activo puede ser más importante que tener una dieta saludable para mantener el peso. La ironía es que esta idea surgió precisamente de un estudio previo, también apoyado por la empresa.

¿Significa eso que Coca-Cola está dejando de ejercer tanta influencia en las investigaciones que financia? ¿O que la compañía ha renunciado a apuntar el sedentarismo como principal responsable de la obesidad? El reportaje de Bocado escuchó a expertos en salud pública, nutrición y conflicto de intereses para tratar de interpretar estos resultados a la luz de este historia tan controversial.

Para los expertos consultados, la investigación tiene "un diseño bien hecho", pero presenta limitaciones en la metodología. Por ejemplo: el estudio considera adecuado el consumo de 4,5 tazas de bebidas azucaradas por día o por semana, sin aclarar el período evaluado: el parámetro, incluso por semana, se considera alto según las recomendaciones de consumo de azúcar de la OMS. 

Otra complicación es la falta de transparencia de Coca-Cola, que no informó el monto invertido en la investigación. Aunque prometió revelar los pagos a tales estudios después de un escándalo en 2015, sus informes de transparencia, publicados en el sitio y consultados en julio de 2021, no estaban actualizados desde 2019. Buscada, la compañía dijo que mantiene su compromiso con la transparencia - después de haber sido contactada, los informes fueron actualizados en el sitio web.

El dinero de Coca-Cola en las investigaciones

Al leer los resultados de un estudio científico financiado por cualquier industria, es necesario tener en cuenta que los posibles conflictos de intereses pueden influir directa o indirectamente en las conclusiones de la investigación. Esto es especialmente común en el área de nutrición y salud, según la nutricionista Sophie Deram, estudiante de doctorado en el Departamento de Endocrinología de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FMUSP). "Cuando un profesional es pagado por la industria e investiga un tema, incluso si declara que no lo influirá, sabemos por el trabajo de Marion Nestlé que es probable que influya en él", dice.

La investigadora Marion Nestlé, profesora emérita de la Universidad de Nueva York, dedicó a Coca-Cola un capítulo entero de su libro Unsavory Truth: How Food Companies Skew the Science of What We Eat. Allí describe cómo Coca comenzó a financiar, desde la década de 2000, varios estudios en el área de la salud que, en general, concluyeron que la actividad física es más efectiva que la dieta en el control de peso.

Una de las iniciativas financiadas fue la Red Mundial de Balance Energético (GEBN). El grupo estaba compuesto por científicos prominentes que argumentaban que la obesidad no estaba tan relacionada con lo que la gente comía y bebía, sino con la falta de ejercicio. "Lo que este grupo quería instigar era una serie de investigaciones sobre el concepto de equilibrio energético, que se puede lograr a través del ejercicio", dice Paulo Serôdio, investigador de la Universidad de Barcelona y autor de varios estudios que evaluaron la relación de Coca-Cola con investigadores y la academia. "La idea es que no importa lo que la gente coma. Mientras hagan ejercicio, pueden gastar esas calorías y volver al equilibrio, por lo que no aumentan de peso".

La financiación de Coca-Cola para la iniciativa y la influencia de la compañía sobre el grupo salieron a la luz en una serie de informes publicados en agosto de 2015 por The New York Times. Después de eso, Serôdio y sus colegas analizaron más de 18 mil páginas de correos electrónicos intercambiados entre Coca e investigadores de la Universidad de West Virginia y la Universidad de Colorado, las principales instituciones de GEBN. La correspondencia reveló que la compañía trató de minimizar la percepción pública de su papel en la red y utilizar a los investigadores del grupo para propagar mensajes favorables a la industria.

El escándalo, revelado por la prensa, culminó con la disolución del grupo en diciembre de ese año. En ese momento, Coca-Cola anunció esfuerzos para mejorar su transparencia en la financiación de la investigación y publicó nuevos principios para guiar esta actividad, incluido que la compañía no financiaría más del 50% de los costos de un estudio.

Otra apuesta importante para Coca-Cola fue el Estudio Internacional de Obesidad, Estilo de Vida y Medio Ambiente en la Infancia (ISCOLE). Entre 2010 y 2014, el programa recibió $6.4 millones de la compañía. Este es precisamente el estudio que destacó el sedentarismo como el principal factor relacionado con la obesidad.

Analizando los resultados

Finalmente, la compañía otorgó fondos a ELANS, que también recibió fondos de universidades, instituciones privadas y subsidiarias latinoamericanas del Instituto Internacional de Ciencias de la Vida (ILSI), una entidad relacionada con la industria que ha buscado influir en la agenda regulatoria de salud en América Latina.

En los últimos años, ELANS ha publicado varios resultados en artículos que se centraron en los datos de consumo del grupo de alimentos, las principales fuentes de energía en la dieta de los participantes, la diversidad y la calidad de la dieta y la actividad física y el sedentarismo.

La publicación más reciente hace un análisis conjunto de los factores que ocurren simultáneamente en los participantes, incluida la dieta, el consumo de bebidas azucaradas, el consumo de alcohol y el comportamiento sedentario. El estudio evaluó datos de 9.218 individuos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú y Venezuela.

La conclusión general es que los comportamientos no saludables, como el sedentarismo y el consumo de bebidas azucaradas, a menudo se observaron juntos en los individuos jóvenes y adultos estudiados. La recomendación es que las políticas públicas y las estrategias de cambio de comportamiento deben apuntar al sedentarismo, las dietas no saludables y el consumo de bebidas azucaradas y alcohol.

Sophie Deram, de la Facultad de Medicina de la USP, señala que es extremadamente difícil conseguir fondos para investigaciones como esta. "Es un estudio elegante, realizado en muchos países, con miles de personas evaluadas y con un diseño bien hecho". Para el investigador, es importante no descartar este tipo de investigación solo porque fue financiada por la industria.

"Pero tenemos que mirar con un poco de crítica y darnos cuenta de que es un estudio escrito en 2021 que ni siquiera menciona la palabra ultra procesado. Como si esta clasificación de la Guía de Alimentos para la Población Brasileña no hubiera sido considerada", comenta Deram. Aunque la metodología de estudio se desarrolló antes de la publicación de la nueva versión de la guía, Deram cree que sería pertinente mencionarla en la discusión. Señala que la guía del Ministerio de Salud, elaborada en colaboración con el Centro de Investigaciones Epidemiológicas en Nutrición y Salud de la Universidad de São Paulo (Nupens-USP), es pionera en no centrarse en el tema de las calorías, sino en el grado de procesamiento.

La elección de evaluar la co-ocurrencia de conductas de riesgo para la salud tiene sentido si tomamos en cuenta que la obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles provienen de múltiples factores, señala la nutricionista Kamila Gabe, investigadora de Nupens y doctora en Nutrición y Salud Pública de la USP.

"Investigar cómo estos múltiples factores se dan en conjunto es importante para comprender el crecimiento de las tasas de obesidad y otras afecciones de salud", dice Gabe. "Porque estos comportamientos -sedentarismo, nutrición inadecuada, entre otros- suelen tener causas comunes como factores políticos, ambientales, condiciones de trabajo, falta de tiempo para tener una nutrición adecuada y practicar actividad física".

Una de las limitaciones del estudio, en opinión de Gabe, está en relación con el análisis del consumo de bebidas azucaradas por parte de la población. Para definir la cantidad de bebidas azucaradas considerada adecuada, los investigadores sumaron la cantidad que cada individuo reportó haber consumido semanalmente y, observando el consumo de toda la población, identificó la mediana, que es el punto que divide la muestra en dos: el 50% habrá consumido por encima de esa cantidad y el 50% habrá consumido por debajo de esa cantidad.

Así, el punto de corte que el estudio utilizó para establecer un consumo adecuado fue de 4,5 tazas de bebidas azucaradas. Gabe señala que el estudio no aclara si este valor es diario o semanal. Teniendo en cuenta que es semanal, lo cual es más plausible, esto daría 150 ml de refresco por día, lo que ya equivaldría a 15 gramos de azúcar. Esto corresponde al 60% del azúcar máximo recomendado por la OMS para una dieta de 2000 calorías solo en refrescos. "¿Podemos llamar a esto consumo adecuado?", se pregunta la investigadora.

Gabe afirma que esto tiene una implicación directa en la interpretación de los resultados. "¿Cómo puedo decir que el consumo inadecuado de alcohol no es tan frecuente como el comportamiento sedentario si mis puntos de corte no se basan en una recomendación adecuada?"

Otro punto que podría ser criticado es la elección del indicador utilizado para considerar si la dieta era adecuada o no. El estudio utilizó un indicador llamado Dietary Diversity Score (DDS). Este indicador, explica Gabe, se basa en el número de grupos de alimentos consumidos por el individuo en un período determinado. El estudio consideró apropiado cuando el individuo consume al menos cinco grupos de alimentos de esa lista.

"El problema con este indicador basado en el número de grupos consumidos es que no es apropiado estudiar la relación entre los alimentos y la obesidad o las enfermedades crónicas no transmisibles", dice Gabe. "Fue un indicador muy volcado a estudiar las enfermedades relacionadas con la ausencia de nutrientes". Esta herramienta no es sensible para distinguir la calidad de los alimentos consumidos. Por ejemplo, si la persona consume pan blanco en un paquete, puntuará en el grupo de cereales de la misma manera que si hubiera comido arroz.

Debido a estas elecciones metodológicas inapropiadas, Gabe dice que es difícil interpretar los resultados del estudio. Serôdio, el investigador de la Universidad de Barcelona que investigó la relación entre la Coca-Cola y la academia, señala que es difícil cuantificar la influencia potencial de la industria cuando se observan los resultados de estudios como este. "Es prácticamente imposible decir que han llegado a determinado resultado por la influencia de la empresa".

Aún así, llamaron la atención sobre el hecho de que las conclusiones enfatizan el tema de los comportamientos individuales. "La industria ha optado por plantear el comportamiento, responsabilizando al individuo, que debe cambiar su comportamiento poco saludable", dice Deram. "Cuando sabemos que el propio medio proporciona este consumo, la oferta de la industria es extremadamente abundante y el cerebro está secuestrado por alimentos ricos en grasa y azúcar".

Gabe tiene una opinión similar: "El cuidado que debemos tener al interpretar y discutir los resultados es comprender qué factores externos llevan a las personas a adherirse a este tipo de comportamiento. Y por lo tanto, llamar a políticas públicas que faciliten la adopción de estilos de vida saludables, como la política de gravar las bebidas azucaradas y la mejora en los precios de los alimentos saludables".

¿Qué pasa con el hecho de que el artículo contradice expresamente el estudio ISCOLE, también financiado por Coca-Cola? ¿Sería indicativo de un cambio en el peso de la interferencia de Coca-Cola en los estudios que financia? "Yo diría que este estudio concluyó que la actividad física es importante [para la salud], pero tal vez menos importante que lo que afirma Katzmarzyk et al [autores de ISCOLE]", dice Marion Nestle.

"Incluso los investigadores financiados por la industria han sido libres de interpretar los datos como mejor les parezca.  Mi principal observación sobre la investigación financiada por la industria es que los investigadores rara vez reconocerán cómo la financiación de la industria influye en su investigación”, dice la investigadora.

La respuesta de Coca-Cola

Buscada por este reportaje, Coca-Cola no reveló el valor de la financiación para ELANS. La compañía dijo en un comunicado que el pago tuvo lugar entre 2014 y 2017 y que la subvención original se otorgó antes del compromiso con la transparencia, así como del lanzamiento de los nuevos principios rectores de financiamiento de 2016. "Debido a que las subvenciones incluyeron pagos anteriores a nuestro compromiso de transparencia y se otorgaron a organizaciones en diferentes países de América Latina, no tenemos detalles disponibles para compartir sobre la financiación", dijo el comunicado.

La compañía también dice que mantiene su compromiso con los informes de transparencia publicados en su sitio web. "Continuamos actualizando estos informes según corresponda". A pesar de esto, las actualizaciones más recientes del informe eran de 2019, cuando Coca-Cola fue consultada por este reportaje en julio de 2021. Cuando se le preguntó si no patrocinó estudios en 2020 y 2021, la compañía no respondió. Una búsqueda rápida en la plataforma Web of Science realizada por Serodio durante su entrevista con Joio en agosto mostró que desde principios de 2020, 91 artículos publicados afirman haber sido financiados por Coca-Cola, pero no es posible saber la fecha en que se otorgaron estos recursos. Luego del contacto del reportaje, los informes fueron actualizados en la página web.

Uno de los coordinadores de ELANS es el investigador Mauro Fisberg, vinculado al Instituto PENSI. Buscado, no respondió a los contactos de este reportaje. Pero en una entrevista previa con Joio, Fisberg habló sobre la fase de recopilación de datos para el estudio, que entonces estaba en marcha. "Hay 12 mil casos evaluados entre adolescentes, adultos y adultos mayores. Es un estudio muy caro. Son muestras representativas, y las muestras representativas son algo complejo, especialmente en países grandes", dijo.

En su momento, destacó el tema del papel del ejercicio físico en la salud. "Hay una brecha que muestra que la obesidad se debe más al sedentarismo. Es difícil hacer esa declaración. Eso no me gustaría. Pero las cifras muestran que tenemos muchas menos personas comiendo más de lo que deberían de lo que hay de personas que hacen [poca] actividad física".

*

ARTE

Lo que dicen los expertos sobre el estudio financiado por Coca-Cola:

– El estudio tiene razón al evaluar la co-ocurrencia de comportamientos de riesgo para la salud y citar el consumo de bebidas azucaradas como uno de los problemas

– Pero toma decisiones metodológicas cuestionables como:

  • El consumo de bebidas azucaradas consideradas como adecuadas es muy elevado

  • El indicador que determina si la dieta es adecuada no es el más adecuado

– Determinar si los resultados de un estudio fueron influenciados por la empresa financiadora es casi imposible

– Sin embargo, el énfasis en los comportamientos individuales en lugar de los factores externos puede sugerir un sesgo.