Por Mariana Lenharo

Coca-Cola tiene un historial de financiar investigaciones en el área de la salud pública e intentar influir en sus resultados para señalar el sedentarismo como el principal responsable de las altas tasas de obesidad de la población. Así que espera cambiar el enfoque de su producto principal: las bebidas azucaradas.