Por Anabel Pomar / Bocado

Está soleado. Cada rayito de ese sol de verano me acaricia la cara. Tumbada sobre el césped, leo. En una mano tengo un libro y en la otra una manzana. Jugosa, deliciosa, dulce.